El domingo pasado se acabó, por fin, la maratoniana Expo. En contra de lo que parecía al principio, sí que se han llegado a los 70 millones de visitantes que se pusieron como objetivo, exactamente 73 millones, cosa que tampoco es tan sorprendente en un país con 1300 millones, y en una ciudad con 20… y con billetes gratuitos a patadas. Me gustaría saber cuantos billetes se han pagado al final, me da a mí que ni la mitad. Pero bueno… como se dice en Valencia, serà per diners

Hoy de todas formas no quería hablar de la Expo en general si no del pabellón español. Ya hablé en otro momento sobre él, pero no puse ninguna foto interior… sobretodo porque no quería chafar la sorpresa por si alguien quería venir, algo que no le preocupó a ningún periódico, como a este por ejemplo, donde sale hasta la Coixet. Ya se ha hablado mucho de que se lo han visitado 7 millones de personas, que ha ganado el tercer premio al mejor diseño en su categría de pabellones grandotes tras Gran Bretaña y Corea del Sur (porque la del Norte poco puede ganar….) y que todo el mundo está muy contento por el gran éxito de la expedición española por estas tierras. Yo siempre he sido de los que ha defendido la inversión en marketing para crear marca de España, que es fundamental para poder vender nuestros productos al exterior, no obstante esta vez estoy un poco preocupado por si realmente se va a saber utilizar bien esta inversión… o si el enfoque ha sido el adecuado.

El Gobierno español ha invertido entre 18 millones (presupuesto inicial del pabellón) y 50 (según una entrevista en Terra a la comisaria María Tena antes de empezar) o 56,4 millones según he visto aquí, por lo que un poco en línea con lo que comentaba mi compañero Luis en su blog de Cinco Días, “no estaría mal” saber con exactitud cuánto se ha gastado y (esto lo añado yo) qué se va a hacer para aprovechar esta (supuesta) imagen de país molón a corto y medio plazo, como por ejemplo simplificar los trámites para conseguir visados para turistas chinos, o conseguir inversiones de empresas chinas en nuestro país, o vender horchata en el JIALEFU… (algo que, por cierto, no sería una mala idea del todo… señores Chufi, si estáis leyendo esto dadme un toque y vemos qué podemos hacer :)

Así que, en realidad, ¿qué imagen se ha dado de España durante estos 6 meses? Voy a intentar presentarlo de la manera más aséptica posible, aunque seguramente no me podré resistir en dar mi opinión, para que me digais qué pensais…

Mi pabellón mola mogollón

Tras varias horas de cola (si no eras de la tierra, porque entonces no hacía falta hacerla, bastaba con enseñar el DNI y pasabas por la puerta VIP) entrabas en “la cueva” donde ya veías a millones de personas mirando una pantalla con imágenes coloridas (en este caso unos sanfermines) y huesos colgando…

y cuando digo millones, es que allí estaba hasta el apuntador…

y de repente delante de la pantalla una chica se levanta y empieza a bailar…

y cuando la chica acaba y se vuelve a agachar, es momento de continuar caminando hacia la segunda sala… y vuelve a empezar el video con “tipicadas”… aquí teneis un poco, para los que lo podais ver fuera del gran firewall…

Tras ver el gol de Torres en la Eurocopa pasamos a la siguiente sala que, bajo mi punto de vista, es la mejor. Es la sala con contenido, la sala que enseña la transformación de las ciudades españolas del siglo XIX al XXI… lo que pasa es que no se queda a verlo todo ni el tato…sólo los españoles, que entendemos de qué va todo eso de los trenes de niños pequeños y los rayos X a Jesucristo (esto, la verdad es que tampoco lo he entendido yo)… y para vuestro deleite aquí va otro vídeo.

El video dura bastante más… entre otras cosas aparecen los diferentes tipos de familias… con un 13 Rue del Percebe incluido…

…e imágenes del 11M, por lo que nos emocionamos al ver lo de “No está lloviendo, Madrid está llorando” (o versionado a “[…] es un pueblo que llora”)…

…y tras ver la peli entera (aunque sólo los que ya la conocemos, porque los chinos ya no están) pasamos a la tercera sala, la más famosa, donde está….

El MIGUELÍN no tiene fin

Con sus 6.5 metros…

(Aquí le vemos por delante, y ahora por el lado, con sus pompas y todo…)

…que es lo que todo el mundo busca… al niño rubio de ojos azules cual sacado de “Cariño, he agrandado al niño” y que, para mi desconsuelo, no lo ha realizado un maestro fallero, si no una empresa americana especializada en efectos especiales, Amalgamated Dynamics, los que hicieron Alien vs Predator.

Y se acabó el pabellón. Aquí todo el mundo se preguntaba si había valido la pena las 4 horas que se había pasado en la cola esperando para entrar… “pero si parecía más grande desde fuera”… Y es verdad, lo parecía, pero es que la otra mitad está reservada para el restaurante, salas, etc.

Ok, pero aún nos queda la tienda, verdad? Estará llena de productos españoles…

Pues bueno, llena llena sí que estaba, porque los 10 metros cuadrados que ocupaba no era complicado llenar. ¿Y qué se encontraba allí? Pues una vitrina con ropa de Mango, una de El Caballo (!?), otra con Lladró, y un par de botellas de vino… y ni un mísero peluche de Miguelín (la auténtica senorita de la Expo, según Shanghaiist), presentada oficialmente en frebrero… ¿qué pasó con los peluches? ¿Por qué no se hicieron? poca visión de negocio, mare… o es que quizá se gastaron todo el presupuesto en arreglar el enchufe a la entrada a la tienda?

Y hasta aquí puedo leer. Ahora a hacer cola al siguiente pabellon.

Pues esto ya no lo podreis hacer los que no habéis venido hasta ahora… se acabó lo que se daba, ya no hay más Expo. ¿Qué va a pasar ahora? Pues no sé si van a vender el pabellón a algún nuevo billonario o a alguna ciudad que quiera tener un cesto gigante como reclamo turístico (quizá sea un poco complicado porque el mimbre le iba a durar poco), lo que sí es seguro es que Miguelín descansará en el museo de la Expo, porque la ministra en un momento de lucided por no tener que volver a llevarlo a España para nada, se lo ha endiñado a la ciudad de Shanghai (y los chinos lo habrán aceptado por si les puede defender cuando Alien y Predator se alíen para conquistar la República Popular).

Qué opinais, ¿creeis que ha sido buena publicidad?