Parece que se ha calmado un poco la polémica sobre la prohibición de los toros en Catalunya y más o menos todo el mundo acepta que quizá matar toros no sea un derecho divino… buenos, todos menos Rajoy, que a la mínima utiliza la Constitución para imponer su voluntad, como hacía la Santa Inquisición con la Biblia…

Y aunque creo que matar animales por diversión es una barbaridad, creo que esta guerra ha estado muy mal llevada. En Catalunya las plataformas por defensa de los derechos de los animales han utilizado el el cabreo de Catalunya por el recorte de derechos del Estatut por parte del TC para promover una ley que es difícil que saliese victoriosa en otras comunidades autónomas (a excepción de Canarias que nos acabamos de enterar todos que llevaba 15 años prohibidos, o del País Vasco, donde se podrá utilizar la misma artimaña), y en las filas de la derecha utilizan la españolidad para precisamente censurar la prohibición y acusar a los catalanes de ser seres malvados con rabos y cuernos, como los toros pero peores, a los que habría que matar en las plazas que ahora se han quedado vacías.

Y digo yo, ya que se está utilizando algo ajeno a los toros para prohibirlo o promoverlo como es “ser español”, precisamente el año que se ha ganado el Mundial, por qué no continúan con algo menos controvertido? Aquí viene mi sugerencia:

Ley de prevención de riesgos laborales

Y es que el torero (trabajador) corre peligro por su vida al desarrollar su trabajo, por ello el empresario tendría que “garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores”… por tanto, los toreros tendrían que llevar protección, algo así como una armadura de goretex y casco para evitar correr peligro por su vida. Y como no se podrá torear con esta facha,  el toreo se acabará… y nos evitaremos tensiones nacionalistas, que ya resulta cansino… Parece una chorrada, pero también lo parecía acusar a Al Capone de evasión de impuestos…

Bueno, y esto que tiene que ver con China? A ver, a priori poco, pero mirando con más detalle parece que hay algo más. El toreo puede tener, si los empresarios del sector juegan bien sus cartas, un futuro brillante por estas tierras. Por qué? Pues porque aquí les encantan los toros, el colorido, la sangre y el riesgo (de otros, no el suyo). Han habido algunos experimentos en este país, como la corrida en Shanghai del 2004 (en la que no se mató al toro, por cierto) y parece que habrán más a partir del 2011, además de retransmitir corridas por la tele… y es por lo que conocían a España antes de ganar el Mundial; todos los taxistas a los que les decía que era español siempre acaban soltando Xibanya, gongniu gongniu (España, toro toro), poniéndose los dedos en la cabeza como si fueran cuernos….

Fuente: People's Daily

Y para ilustrar la entrada con una foto propia, aquí vamos con la foto de un toro en China (o una vaca, que soy poco taurino y no los distingo mucho).