Pues seguramente sí, millones de cosas, sobretodo porque el teppanyaki es japonés, no chino. No obstante, por lo menos durante los primeros meses de estar en Shanghai, era el tipo de restaurantes donde más íbamos… supongo que por lo de barra libre de cerveza y sake (o lo que fuera ese veneno que nos daban), y poder comer carne a la plancha, sin estar bañada en salsa ni monoglutamato.

Y quitando algún que otro mosqueo porque eran muy lentos al servir (viejo truco de cocinar lento para que se te vaya el hambre), siempre era muy divertido… sabías cómo ibas a entrar pero no cómo ibas a salir (o ese era el Kangaroo? da igual, normalmente iban juntos)..

Lo mejor era intentar emborrachar al cocinero, pero casi nunca lo logramos. Habrá que seguir intentándolo :)

El “mejor”, o más bien, el primero que fuimos en Shanghai es el de Donghu lu… gracias Nano y Lisa por llevarnos allí, se ha convertido en un clásico…

Por cierto, hace tiempo que no hacemos ninguno… Teppanyaki anyone?