Posts tagged espectáculo

Tae Kwon Do (태권도) en Seúl (momento remember)

5

A principio de octubre, aprovechando la “Semana Dorada”, fuimos unos 5 días a Seúl, viaje que no se podía demorar ya porque a hora y media de Shanghai, no sé qué leches estaba esperando a ir.

La ciudad es ultra moderna, muy bien cuidada y limpia, y los coreanos geniales. Aparte de que las chicas son muy guapas y se cuidan mucho (según Susana los chicos tampoco son feos), les encanta salir, comer y, sobretodo beber, por lo que estos sí que se parecen de verdad a los españoles… pero de todo esto ya hablaré otro día si se tercia que si no queda largo el post.

Yo de lo que quería hablar era de otra cosa. Y es que Corea del Sur es un país que, aunque lejano, ha estado muy cerca desde que tenía cuatro años, cuando empecé a hacer Tae Kwon Do. Sí, desde que era pequeñito mis padres, supongo que para evitar que me convirtiera en una bola de billar o porque les gustaban mucho las plículas de Bruce Lee, decidieron que apuntarme a hacer artes marciales por esa época. Por ello, desde que era un enano veía la bandera de Corea todos los días y esos tres carácteres indescifrables: 태권도, que suponíamos que decía taekwondo pero que no estábamos del todo seguros…

…y sabía decir cosas como ap chagui o yop chagui, o pumse que ahora acabo de comprobar que verdaderamente son palabras coreanas (mis compañeros coreanos del master me entienden :). Aquí podéis ver una lista en Wikipedia de cómo se llamaban las diferentes posiciones… qué recuerdos!. Al final lo dejé sobre los 20, ya que con la Uni y los idiomas no me daba más el día… pero pude ser cinturón negro por lo menos.

Así que lo primero que hice al llegar a Seúl es intentar ver una exhibición de Taekwondo. Y mira tú por donde, hacen una todos los miércoles y sábados enfrente de un palacio, el Gyeonghuigung, que está bastante céntrico, cerca del museo de historia…


Ver mapa más grande

Tras varios intentos en encontrarlo (el primer día nos perdimos y fuimos a otro palacio, el segundo no había porque era jueves pero no lo sabía), conseguimos ir el sábado y ver la exhibición.

Primero empezaron unos niños que lo hacían muy bien para la edad que tenían… yo a su edad era bastante más patán.

Y luego ya empezó el expectáculo… con bailarinas y tambores al principio…

pero pronto se pasó a las patadas. Lo mejor es que no lo hicieron aburrido, si no que fue como una especie de obra de teatro, o peli de artes marciales, donde hay buenos y malos, se pelean y rompen tablas, hay música, coreografías, etc… Eso sí, los saltos fueron geniales… esos saltos nunca lo hicimos en el gimnasio (sobretodo porque nos hubiéramos roto la crisma con el techo).

Y hasta los pumses, o combinaciones, eran la hostia ya que parecían una coreografía. Aquí podeis ver un vídeo (solo para los de fuera de China o los que tengan vpn).

Dedicado al Taekwondo Martos, a los profes Luís y Jose Luís y a mis compañeros de entonces con los que alguno aún mantengo una amistad para toda la vida :) Y gracias a los que habéis subido las fotos al grupo de Facebook y que he utilizado ahí arriba.

Opera China

2

Hoy hace justo un mes Pablo y Chan nos invitaron a una Opera protagonizada por estudiantes de ópera de Beijing. Fue una experiencia recomendable, pero pasarán algunos meses antes de volver a repeirlo. Ahí van nuestras impresiones…

Lo mejor:

  • El teatro Yi Fu al lado de People’s Square

  • Los trajes

  • Y la puesta en escena

  • El personaje que va de graciosillo, con los ojos juntos

  • Las acrobacias (para los que puedan ver el video, flipad un poco con el chaval. Si estáis en China vereis un cuadrado blanco)

  • El falsete con que cantan es… es curioso… por decir algo

Lo peor:

  • Hay que mejorar el chino para seguirlo (aunque ponían subtítulos esto también estaban en perfecto chino)

  • Por alguna razón este obra duraba tres horas y la curiosidad se desvanece un poco… y hasta ellos se duermen!

  • El falsete (si has salido el día anterior, esos agudos no son muy bien recibidos por un cerebro humano)

Y como veis en las fotos, el amarillo no da mala suerte en los teatros chinos.

Go to Top