A la hora de moverte por Shanghai hay dos opciones: o no andas o pateas como un animal..

Si lo que te gusta es no andar, esta ciudad es perfecta, vas en taxi todo el día. Ya conté en otra entrada que el servicio de taxi es muy eficiente y barato, por tanto es perfecto para los más vagos.

Pero si te gusta andar, aquí te puedes aburrir. A la mínima te tiras 20 minutos andando para ir a cualquier sitio. Esto es grande de pelotas.

Nosotros somos los de la segunda clase, andar mucho. Alguno que otro a sufrido nuestra famosa frase de “está a 10 minutos”, y se ha tirado andando dos horas (de Old Street al Big Ben cuando viviamos en Londres, o de Saint Michel al Arco del Triunfo en París).

Bueno, pues andar por aquí, aunque mejor que en en otras partes del mundo como Estados Unidos donde se creen que eres un homeless si vas a buscar un restaurante a pie en vez de en coche, tiene también sus dificultades.

Primero las obras. Hay obras a patadas con la dichosa Expo. A menos de nada te levantan una calle para volver a dejarla como estaba… en esto se parece a Madrid.

Alguna de las obras de esta ciudad...

Pero algo muy engorroso, aunque no haya obras, son las dichosas baldositas rugosas (o racholas como dicen en mi pueblo) en medio de la acera. ¿Para qué leches son? Susana tenía una teoría, y tras “mucho” investigar (vamos, he preguntado a un par de personas y me han comentado lo mismo) creo que tenía razón… Ahi van un par de fotos, ¿para qué creeis que sirve?

Baldosas en la acera Sigue la línea

Pues la conclusión que hemos llegado (sin corroborar por ningún estamento oficial, ni otro blog, ni wikipedia) es que están hechas para los ciegos. Según la BBC, hay 12 millones de ciegos en China, por lo que tendría sentido. No obstante, yo no he visto ni uno por la calle (supongo que será porque están todos dando masajes), aunque son muy prácticas para el resto de la humanidad cuando estás mirando el email en el móvil…

Qué majos que son estos chinos, verdad? Viendo esto, en España somos unos orangutanes con la de barreras arquitectónicas que tenemos en todas partes.

Pero algo tenía que fallar… Es que siempre la cagan en lo detalles. Mirad estos dos ejemplos. En el primero te comes la pared con todo el equipo.

Contra la pared

Pero la mejor de todas es la siguiente. No hace falta ningún comentario (y os aseguro que he visto esto en más de una ocasión).

Alcantarilla