Ayer fue un interesante día de resaca después de la increíble victoria del domingo por la noche. Repetición de los partidos, análisis de España en la televisión China, portada de periódicos con “Viva 西班牙”, la gente felicitándote…

Y cómo se vivió en China el día anterior? El partido en este lado del mundo tocó a las 2h30 de la madrugada, y aunque el día siguiente era laborable (como en todas partes, supongo), fue bastante complicado encontrar bares con sitio para ver la Gran Final (y os aseguro que no eran pocos bares).

Finalmente encontramos (gracias Miki) una mesa en The Park Tavern, en Hengshan Lu 840, justo enfrente del nuevo restaurante de Berasategui: Martin. Prepago de 100 RMB por dos pintas… ésta ha sido una moda muy socorrida en Shanghai durante el Mundial, prepagar birras…

Allí nos juntamos unos 40 amigos, amigos de amigos y espontáneos, entre los que teníamos reserva y los que aparecieron después.

Las pantallas estaban en el jardín cubierto con toldos (menos mal, porque cayó la del pulpo, nunca mejor dicho), holandeses mirando una, españoles mirando la otra (creo que fue por casualidad, pero resultó ser así), y sorprendentemente, sobretodo por la caña que dieron en el terreno de juego, muy buen rollo entre ambas aficiones.

Sufrimiento hasta las 5 de la mañana cuando Iniesta lo solucionó todo. Creo la historia nos la sabemos ya.

Tras lo cual, los Holandeses no tardaron en desaparecer… como se ve en la foto… el levantamiento de la copa se lo perdieron los pobres…

Y luego a celebrarlo por las calles, donde te ibas encontrando españoles con banderas, los chinos pitando, la policía saludando… hasta que se puso a diluviar y nos tuvimos que resguardar en la entrada de una residencia de militares que, por cierto, saludaban al salir. Volver resultó un poco complicado… no había taxis y coger el metro empapado un lunes a las 7 de la mañana en hora punta no resultó muy agradable.

Supongo que cada uno tendrá una historia diferente de cómo lo vivió, en diversas partes del mundo. Si lo habéis explicado en vuestro blog, o queréis explicarlo aquí, ponedlo en comentarios, no os cortéis…

Para acabar, como no soy un snob de los que dicen que le da igual el fútbol, ni de los que preferirían que ganara Argentina porque allí juega Messi, sólo me queda decir…

FELICIDADES ESPAÑA, POR FIN!

Y para los que preferían que perdiera la final para ahorrarse 600k por barba en primas (que me he encontrado), o los que no les gusta ver tantas banderas españolas ondeando por Barcelona, decirles que la revalorización de la marca de España (y por consiguiente la de Catalunya, como ponían hoy en La Vanguardia) y el aumento del optimismo (aunque algunos se obcequen en echarnos el cenizo y sigan recordando sin venir a cuento que seguimos en una crisis profunda, como el NYT), que proporciona ganar el Mundial es mucho mayor. Seguro que os acabará beneficiando a medio plazo. Es como decirle a Coca-Cola que la pasta que se gasta en publicidad es tirar el dinero… Pagar una prima por ganar el Mundial es del mejor dinero gastado por el fútbol español.