En el primer post visteis cómo nos recibieron en China cuando llegamos en Julio, con mascarillas y un termómetro para ver si alguien tenía fiebre y dejarlo en cuarentena. Y la razón es que desde que pasó lo del SARS están como obsesionados con las enfermedades contagiosas. Por eso tanto cuidado con la gripe A. Incluso nos han dicho si nos queríamos vacunar en la Escuela. Hay mogollón de compañeros bastante cagados con esto y si te ven costipado no se arriman a tí.

Por eso los chinos, por mucho que me meta con ellos por escupir, también han aprendido que no tienen que contagiarlo al resto de la humanidad, así que si tienen algún síntoma, lo primero que hacen es ponerse una mascarilla, cosa que veo de lo más civilizado. Algunos, eso sí, se lo ponen también para prevenir, sobretodo en lugares de mucha afluencia, como el metro.

Como se ha convertido en algo común, las mascarillas se han empezado a convertir en artículos de moda, como un bolso o una chaqueta. Y hay de todos los colores y diseños, con personajes de dibujos animados, con grafitis, etc.P ronto veremos a Zara o H&M venderas por todo el mundo. No obstante también hay algunas muy sencillas, de hosptial vamos, y que he decidido bautizar como masbaratillas, pero seguro que la gente que las usa empezará a sufrir presión social y se compraran de diseño.

Primera versión de mascarilla, también llamada “masbaratillas” ya que es la típica mascarilla clínica.
Los cocineros también llevan este modelo (la moda no ha llegado al trabajo aún).

masbaratilla masbaratillas en un restaurante

Esta chica de la izquierda lleva la segunda versión de mascarilla: motivo simple de cuadros, posiblemente hecha a mano. La de la derecha también el modelo básico blanco.

Mascarilla de cuadritos Mascarilla simple

Y aquí ya empieza la moda. Esta chica  de la izquierda es muy interesante porque además de llevar la mascarilla con dibujos animados, lleva también las famosas gafas sin cristales tan de moda en esta ciudad.
Los chicos de la derecha también es profesional. El de nego tiene una especie de sonrisa y el de blanco un Winnie de Pooh (está en el otro lado, lástima que no le pudiera hacer la foto).

mascarilla profesional mascarillas pro