Oficialmente ya puedo decir que me he convertido en un gafapasta. No es que me considere un modernillo, pero ya hace tiempo que me apetecía hacer el friki, aunque lo de gastarme  200 pavos en unas gafas que me pondré los años bisiestos no me acababa de hacer el peso.

Eso era antes de venir a China.

En Shanghai hay una calle llena de ópticas, una al lado de otra, que te ofrecen gafas graduadas en 5 minutos por precios ridículos. Tan ridículos que no te fías (en otras ópticas de la ciudad no bajan de los famosos 200 euros), pero por la gente que compra allí, deben de ser aceptables…Suelen salir por unos 15 euros, 18 si son “de marca”, y si regateas o te llevas varias gafas, aún más descuento.

La calle se llama Qinyun y se llega muy fácil en metro. Sales de Xi Zhang Bei Lu 西藏北路站, línea 8, por la salida 3 hacia la izquierda, primera esquina izquierda de nuevo, y próxima esquina también izquierda, y ahí tienes la barbaridad.

Tiendas por la calle

Ópticas en Qinyun Lu

Lo mejor es ir al centro comercial que está en el 402 de esa calle y en el que está todo lleno de ópticas en puestecillos, con millones de gafas.

En el centro comercial

En el centro comercial

Y al final cayó unas gafapasta “RayBan” y Susana unas Levi’s (originales, por supuesto)

Mi gafapasta Las de Susana

Supongo que irán cayendo más…