Ya he hablado en más de una ocasión (aquí, y aquí, por ejemplo) sobre las bicis y las motos eléctricas en China. Es todo un fenómeno, con millones de motos dando vueltas por la ciudad.

Motos a patadas a la salida de un semáforo

Como podéis imaginar, por 200 euros que valen, muy buenas no salen, así que las reparaciones resultan todo un negocio. Y como en todo negocio popular, existe mucha competencia, así que los precios bajan y cada vez es más difícil atraer a clientes a tu tienda.

Una de las mejores maneras de atraer clientes es ir a buscarlos. En el camino que va de mi casa al CEIBS, unos 7 km, se pueden contar hasta 4 reparabicis que se colocan en puntos estratégicos de esta ruta. No es que parezcan puestos muy sofisticados, pero te pueden reparar un pinchazo o cambiarte los frenos rollo carrera de F1.

Aquí os dejo algunas fotos. Este es el que está más cerca de la Escuela. Atiguamente tenía una especie de puestecillo fijo pero lo han cerrado y han puesto un muro. Supongo que irán a construir algo en ese solar.

Al lado de la Escuela

Y este otro está a medio camino.

otro reparabici, con bastante clientela

Como véis, están todos muy ocupados… pero millonarios no se hacen. 2 euros por cambiarte los frenos (y seguro que me cobraron de más) no les dá para muchos lujos.