Ya estamos de vuelta. A qué parece que no nos hayamos ido de vacaciones 10 días? Gracias a la magia de WordPress las entradas seguían llegando aunque, eso sí, no estaban muy relacionadas con el viaje.

Pues sí, hemos estado 10 días por Yunnan, al sur de China, tan al sur que incluso lo lleva en su nombre: nan (南); la primera parte, Yun, significa nube (云), de ahí lo del título… no es que me haya añoñado en China.

Para los que no sepan nada de esta provincia, haré un poco de resumen: Yunnan tiene unos 45m de personas (más o menos como España), 400 mil km2 de extensión (algo así como España sin Andalucía ni Murcia) y tiene frontera con Birmania, Laos y Vietnam, de los que tiene muchas influencias, sobretodo en el sur (que quedará para otro viaje porque en este no dió tiempo). Además algo así como un tercio de la población no es de minoría (o mayoría) Han, que representa, en el resto de China, más de un 90% (los Han son los que normalmente todo el mundo identifica como chino, otras minorías tienen rasgos algo diferentes). Estas minorías, sobretodo las mujeres, suele vestir con trajes tradicionales, muy coloridos.

Es una provincia muy montañosa y con una gran biodiversidad. A principios de año sufrió una grave sequía, pero tras las últimas lluvias este verano (muchas de ellas mientras estábamos allí) se ha recuperado… quizá demasiado.

Nuestra ruta ha sido: vuelo a Kunming y desde ahí a Dali, luego Lijiang y por último Shangrila (Zhongdian en chino), y vuelta a Shanghai directo desde allí.

A lo largo de los siguientes días iré explicando cada uno de estos sitios y subiré algunas fotos, pero hoy lo dejamos aquí…