Curiosidades sobre China

Fake Market

7

Una de las atracciones más visitadas en Shanghai por la comunidad española (y quizá americana, aunque a gran distancia) son los mercados de falsificaciones. Somos tan populares por allí que incluso los comerciantes son capaces de chapurrear un poco de castellano y de hablarte de la paella y de la sangría con acento sevillano. Supongo que la facilidad con la que nos hemos acostumbrado a tener cosas baratas (lease pelis y música) hace que veamos hasta casi normal poder comprarte unas Converse por 5 euros. De todas formas creo yo que es más por hacer el turista y comprarte un Lolex que por aparentar en casa… porque seguro que nadie intenta pasar su relojes falsos por verdaderos allí, verdad?

Pues de estos mercado, que yo conozca, hay dos (creo que hay otro en Qipu lu, pero no he ido nunca, con dos hay de sobra). El primero es el de al lado de mi casa, en la estación de metro de la línea 2 Science and Technology Museum, en Pudong. Es un mercado subterráneo gigantesco, y la verdad es que viene bien si tienes una urgencia y necesitas calcetines o unos guantes porque ha llegado el invierno de repente, o una maleta porque te vas de viaje huyendo del frío repentino… (se nota que hace una rasca de la leche últimamente?)

El otro, más centrico, está en el 580 de Najing Xi Lu, muy cerca de People’s square (la plaza del pueblo, vamos).

Lo curioso es que no, oficialmente allí “no venden falsificaciones”, y “las autoridades lucharán a muerte contra cualquiera que infrinja el copyright”, como dice el cartel…

y bueno, parece que algunas marcas sí que han conseguido que no se las falsifique mucho e incluso se muestran en el tablón de anuncios diciendo que te cortarán una mano (esto es metafórico, por si alguno se lo cree), como Fendi, Chanel, Hermés, etc..

…aunque bueno, mucho caso no hacen, sólo hay que preguntar y te los sacan de la trastienda.

Otras, no obstante, no son consideradas “marcas registradas” y se pueden mostrar tan alegremente…

y así pasillos y pasillos… en los 3 pisos…

Ahora muchos diréis… “Ay estos chinos que lo imitan todo…”

Pero lo peor es que allí dentro no encontraréis un solo chino que no esté para vender algo a un turista. Ellos no compran allí y la culpa que las falsificaciones sigan existiendo es que hay un mercado muy grande de turistas que lo demandan…

El “rasca rasca” somos todos

3

Los chinos y los españoles nos parecemos más de lo que mucha gente piensa. Nos gusta hacer vida en la calle, somos gritones, comemos cosas poco apetecibles para el resto de occidentales como callos o pies de cerdo, y en cuanto podemos nos escaqueamos de currar…

Pero en lo que más nos parecemos es en lo que nos gusta el dinero negro y pagar pocos impuestos. Que en España haya más billetes de 500 euros que en otro país de Europa (yo llegué a escuchar que la mitad de estos billetes estaban en España, pero no he vuelto a encontrar la noticia) no hace más que avalar esta afirmación. O cuantas veces nos han preguntado si queremos la factura con IVA o sin IVA?

Pues en China pasa algo parecido. A la mínima que pueden te intentan vender lo que sea sin factura, para evitar pagar impuestos, y tú, como normalmente no la quieres para mucho, no la pides. Normalmente no pedir la factura no te reporta ningún beneficio, ya que a menos que vayas a pasar gastos a tu empresa, será otro papelote más a tirar. Pero a ellos (cualquier pequeño negocio, sobretodo restaurantes) sí que les va bien, porque se ahorran declarar esos ingresos… Vale, pensarás que bueno, que te descuenten el IVA entonces, pero salvo contadas ocasiones (el alquiler de tu casa, o alguna tienda) no te lo quitan… si te gastas 10 euros en cenar, le vas a pedir que te quite el IVA? A tí te dan el ticket de caja y tan contento. Si se lo pides te dan la factura y ya está.

Claramente el consumidor no tiene ningún incentivo en pedir factura, y el tendero tampoco tiene ninguno en dártela. Cómo solucionamos esto (bueno, como lo soluciona el Gobierno Chino)?

Com siempre hay dos estrategias claras: O el palo o la zanahoria.

Muchos pensaréis, siendo China palos seguro! Que el Gobierno aquí tiene rabo y cuernos!

Pues no, os equivocáis… se ha solucionado por las buenas. Pero a quien le das jabón? Al comerciante? No puedes, siempre será mayor lo que se ahorra que lo que le das, o si no para qué tenemos un impuesto, no?

No, pues lo gracioso es incentivar al consumidor. ¿Con qué? Pues con dinero… o mejor dicho, con la posibilidad de dinero, con una lotería gratuita instantánea, algo así como Loto Ràpid pero gratis y en las facturas.

Por eso ahora, cuando pides la factura, lo que aquí se llama fapiao (发票), lo que te dan es un papelote con esta pinta…

Si os fijáis, arriba a la derecha hay 3 carácteres donde pone 谢谢您, es decir, xiexie nin, o gracias… vamos, el típico “Vuelva a intentarlo”. Y es que ahí está el espacio plateado para rascar (como el de abajo donde pone password).

Hasta ahora no le había prestado mucha atención porque suponía que no tocaba nunca, y si tocaba eran 2 euros o así, pero el otro día me encontré a un americano que lleva por aquí 6 años y que me dijo que a él le tocaba muchas veces, la última alrededor de 80 euros (sí, unos 800 RMB). Y que una vez al año sale en las noticias un premio de 100.000 RMB (unos 10.000 euros).

Es más, me comentó que empresarios le pedían a sus empleados que no rascaran las facturas que les pasaban y que se secaban un buen pellizco cada mes. Dejando de lado que quizá exageraba un poco, nos hizo pensar en la gran idea que habían tenido para reducir el fraude, y que una idea así en España aumentaría la recaudación una barbaridad, con lo que quizá sería más fácil reducir el déficit sin tener que recortar en inovación… o si no quien es el guapo que no se atreve a hacerte una factura donde te pueden tocar 10 mil euros!

Otro luchador por la libertad en China

3

Este niño y su madre se merecen un premio a la lucha por la libertad de expresión… como se suele decir, “lo podrían haber dicho más alto, pero no más claro” :)

Otro luchador por la libertad de expresión en China

Lo malo es que no logró transmitir su mensaje y no tuvo muchos seguidores. Pero su postura creo que quedó clara…

Por si alguien no identifica el lugar, nos encontramos en medio de la plaza de Tiananmen, enfrente de la Asamblea Popular Nacional (conocido como el Gran Salón del Pueblo, el edificio del fondo). La foto fue tomada este 3 de octubre, durante las celebraciones del 61 aniversario de la fundación de la República Popular China. Os aseguro que había más gente que en los San Fermines (bueno, un poco menos dentro de la plaza porque iban dosificando la entrada) y más policía que en la visita del Papa a Valencia. Pero nadie le dijo nada. Quizá sea este el camino a seguir? La lucha silenciosa pero constante? De una cosa podemos estar seguros, las nuevas generaciones chinas tienen un espíritu luchador :)

Por cierto, que a la poli les ponen coches de la Arale para no asustar…

Día grande de Apple

5

Hoy ha sido un día interesante de Apple en China. Han abierto una nueva tienda en Huaihai lu,  después de la primera en Pudong.

Hay han lanzado el iPhone 4 en China, con sus consiguientes colas para entrar (…perdonad la calidad de la foto de abajo, tomada, por cierto, sobre las 19h… mi móvil necesita un upgrade…)

…han realizado un evento para recrutar a MBA’s para Apple Retail (y han puesto una comida cojonuda, aunque no la he podido probar… eso de comer a las 3 y darte cena a las 5 no funciona muy bien).

De esto no tengo foto.

No obstante, lo más impresionante ha sido que en la CCTV9, la televisión China oficial en inglés, han anunciado el “Apple peel”, una funda con antena y tarjeta sim que convierte cualquier iPod touch en un teléfono. Y en CCTV9 tan orgullosos del invento de sus compatriotas. Qué opinará Steve Job de esto?

Pasteles luneros y festividad de mitad de otoño

2

…o Moon Cakes (yue bing, 月饼) and Mid-Autumn Festival (zhongqiu jie, 中秋节).

Ayer, 22 de septiembre, fue día festivo en China, y depende dónde trabajes, también lo es hoy y mañana. Por qué? Pues porque es el Mid-Autumn Festival, una fiesta milenaria que se celebra en todo el sureste asiático. Esta fiesta toca el día 15 del octavo mes del calendario lunar chino… o sea, una fecha difrente cada año, y este año ha caido el 22 de septiembre. Lo gracioso es que la semana que viene son las largas vacaciones de primero de octubre, el día nacional, que celebra la victoria de los comunistas y la creación de la República Popular China, que ya expliqué el año pasado, aunque este año no habrá tanto revuelo ni desfile porque el aniversario no es un número redondo.

Lo gracioso es que para no tener tantos días libres, los fines de semana se ha convertido en laborales… Y ya es un lío saber qué dias son festivos y qué no. Chinasmack ha recopilado una serie de calendarios que han hecho los chinos para no liarse :)

Mid-autumn festival

Se trata de un festival tradicional de adoración de la luna tan extendido hace varios miles de años antes que otras religiones “más modernas” decidieran adaptarlos para poner las suyas precisamente, mira que casualidad, los mismos días (alguien se ha preguntado por que la Semana Santa nunca tiene fecha fija? Pues por lo mismo, para adaptarla a alguna fiesta pagana de primavera relacionada con la luna).

La razón inicial para esta festividad sería el inicio del otoño (y mira que casualidad, precisamente desde ayer que ha empezado a llover) y la recolección de las cosechas, y para darle algo más de contenido se ha asociado a la leyenda de Houyi, el arquero, y Chang’e, su mujer. Hay muchas versiones diferentes de la historia, pero por lo que he podido leer, por ahí, contaré lo que creo que todas coinciden… a ver si no queda muy largo.

Houyi era un arquero cojonudo. Chang’e, su mujer, trabajaba en la corte del rey. Durante aquellos tiempos habían 10 soles, que salían uno detrás de otro. Peor un día les dio a los 10 hacer una pequeña fiesta y salir a la vez. Como era un poco jodido que los 10 soles calentaran la tierra a la vez (hubieron grandes desgracias ese año), el rey le dijo a Houyi que se cargara 9. Y bueno, como era buen arquero no le resultó dificil y se los cargó. El rey como agradecimiento le dio a Houyi un elixir de la vida eterna, que decidió esconder. Chang’e lo encontró y se lo tomó, lo que pasa es que no sólo le dio vida eterna, si no que le hizo volar a la luna. Y ahora está ahi todavía. La gracia es que por alguna razón Chang’e puede bajar a la tierra una vez al año, precisamente el día del mid-autumn festival, “cuando la luna luce más brillante que nunca”, para buscar a su marido.

Moon cakes

Yuè bing (月饼) en chino. Se trata de unos pastelitos que se comen durante estos días, rollo panellets. Son unos panecillos redondos que pueden prepararse con diferentes rellenos, desde dulces hasta salados, rollo pastel de carne, y es algo que se vuelven locos aquí.

Aquí podeis ver un par que compramos para probar. El de la derecha de no sé qué con pipas y el de la izquierda con algo desconocido (creo que pasta de judías o algo así). Están buenos y muy hipercalóricos.

La historia de estos pastelitos es que durante la dinastía Yuan, en la segunda mitad del siglo XIV, para poder tirar a los mongoles que mandaban, los revolucionarios Ming consiguieron enviar mensajes a la población utilizando estos pastelitos, lo que propició la revuelta Han. Además se utilizaban como medio para enviar mensajes secretos. Aparentemente se compraban en cajas de 4 pastelitos, se cortaba cada uno en 4 y los 16 trozos, cada uno con una letra, se ordenaban para formar una frase, y luego se comían para destruirlos…

Los venden por todas partes, y te puedes encontrar desde unos centimos hasta unos cientos de euro. Sí, no me he equivocado, cientos. Y es que se pueden convertir en artículos de lujo, sobretodo para regalar. Y es que los regalos nunca son demasiado caros. La cuestión es agasajar a quien va a recibirlo, por lo que mientras mas caro sea (y lo sepa) mejor.

Estos mooncakes de la foto estaban en un puesto en la calle de una zona más modesta, por lo que eran más baratos. De todas formas te siguen ofreciendo cajas de regalo (porque no lo vas a dar en una bolsa de plástico, verdad?)

La gracia de los mooncakes es que pueden estar rellenes de cualquier cosa y costar todo lo que quieras, por lo que algunas empresas avispadas han lanzado sus pastelitos peculiares, como Häagen Dazs, rellenos de helado.

Y digo yo… no se podría hacer lo mismo con los panellets en Catalunya? Ponerlos en una caja de regalo y venderlos caros de narices. Quizá la predisposición de los españoles y los chinos a los regalos es diferente.

… y empresas españolas vendiendo mooncakes en China? Las de aceite de oliva lo tendrían complicado, pero quizá las de jamón serrano o las de paella de marisco tendrían alguna oportunidad :)

Más info sobre el festival en Wikipedia (por cierto, nadie lo ha traducido al castellano, se buscan voluntarios), aquí y aquí, y sobre los mooncakes aquí (esto sí que está traducido al castellano).

Lavabos públicos (pero públicos de verdad)

5

Una de las quejas más habituales de la gente que viene a China es el estado de los lavabos públicos. En este país deben de tener algún problema con usar lejía, y creo que más de uno prefieren tirarlo y reconstruirlo antes que limpiarlo. También es verdad que está cambiando mucho, sobretodo en las grandes ciudades, y que viajeros que han estado antes en otros paises como India lo ven con otros ojos y se quejan menos… Y es que claro, si comparas China con un país desarrollado, aún le queda un trozo, pero si lo comparas con uno en vías de desarrollo, esto es Suiza.

Limpieza aparte, lo curioso es la falta de pudor. Muchos lavabos públicos (sobretodo fuera de las grandes ciudades) no suelen tener puerta y no son más que un agujero en el suelo con agua, una separación con el agujero de al lado, y nada por delante. Así que si te entra un apretón, de cuclillas y a saludar a los que entren.

Me acuerdo yo de una amigo mío que decía que odiaba los lavabos públicos en España porque muchos no están cerrados por arriba y escuchabas al vecino… Estoy esperando que venga a visitarme para llevarle a uno de estos.

Por si no ha quedado claro, nada mejor que una foto…

Posados

1

Siempre me ha gustado ver cómo posa la gente para hacerse fotos, supongo que será por lo mal que lo paso yo delante de una cámara segundos antes de ser retratado.

En China hay una auténtica fiebre por la fotografía, y parece que haya competición a ver quien tiene la cámara más tocha. Yo me esperaba encontrar chinos con cámaras desechables, pero no, estaba equivocado.

Y luego están las boda, con sus sesiones de fotos días antes del día D (en esto son más inteligentes) y con diferentes vestidos.

Aquí van varias fotos.

Todos a decir Patata… O Berenjena (茄子, qiézi), como se dice en China :)

Go to Top