negocios curiosos

El agua de Shanghai

6

El otro día salió en las noticias la construcción de un nuevo depósito de agua para Shanghai donde se almacenará agua del Yangtzé, en vez del Huangpu. Esta noticia a más de uno se la traerá floja, pero para los residentes de estos lares es importante.

No tengo muy claro por qué, o si es verdad o no, ni siquiera si es oficial, pero existe un status quo de que el agua de Shanghai no es potable. Unos dicen que porque viene del Huangpu (el río que divide Shanghai) que no parece muy limpio, otros que por las tuberías que son del año de la polka (pero esto no debería aplicar a Pudong, esto es todo nuevo), y otros porque es muy caro la potabilización para el consumo humano, y que por eso sólo la potabilizan sólo para la higiene y el uso exterior.

Así que “gracias” a que el agua no es muy aconsejable, se ha creado un negocio paralelo del agua, el de las garrafas a domicilio. Todos tenemos un dispensador de agua en casa, como los que se encuentran en las oficinas. Existen de muchos tipos, desde los más básicos con agua a temperatura ambiente, hasta los más molones con dos grifos, uno de agua fría y otro con agua caliente (por cierto, esto del agua caliente es todo un invento para hacerse tes en este país).

Y de dónde sacas las garrafas? Pues es bastante fácil. Una garrafa de 20 litros cuesta unos 2 – 2.5 euros más o menos y te la trean a la puerta de casa. Basta con llamar a una de estas empresas que reparten publicidad y decirles dónde y cuantas quieres. Son bastante apañados, y si no hablas mucho chino seguramente te devolverán la llamada con algún colega suyo que hable inglés y te pedirá la dirección en inglés. El resto de veces ya se acordarán de tí :)

Pero, este agua de donde sale? En principio de la “fábrica” de agua, de dónde la haga Nestlé, o Watson, o Coca-Cola o Pepsi. Muchas de ellas son agua purificada (sobretodo las de grandes marcas como Coca-Cola o Watson o alguna local), por lo que tampoco sé yo si serán muy de fiar, pero otras son minerales, como en España.

Ok, te la traen a casa. Pero quienes son estas personas, son de fiar? Aquí viene otra vez el ejercicio de confianza y creerte que el sellado de las garrafas es de verdad, que no la llenan del grifo y te la endiñan más cara. Supongo yo que no, o si no la empresa de distribución no tendría un aspecto como este de aquí abajo, sino uno mucho mejor. Y no te lo traerían en una moto haciendo malabarismos, como la de la derecha…

Estoy seguro que ahora todos los lectores de Barcelona se preguntarán por qué no hay algo parecido allí, verdad? Y es que, para los que no lo sepáis, el agua de la parte oeste de Barcelona es “de las más malas del mundo”… quizá sea un poco exagerado porque potable es, pero sabe a rayos. Así que todos hemos tenido que cargar botellas de agua como mulas…

Aquí dejo esta idea de expansión para el señor FontVella… agua a domicilio en garrafas de 20 litros :)

Ramo de osos

8

El último grito en regalo a tu novia en China es este…

Sí, un ramo de osos. Me pregunto por dónde estarán sujetos…

PS. Gracias a la chica en el metro que me ha dejado que le haga una foto.

La publicidad en China

3

Es algo bastante popular en los países en vías de desarrollo la sobre-exposición sin complejos de la publicidad . Me acuerdo cuando fui a Nairobi hace años que una de las cosas que más llamaba la atención eran los carteles publicitarios por doquier, en claro contraste con el subdesarrollo de las infraestructuras. Supongo que que te paguen por tener un cartelito de Coca-Cola en un país sin muchos recursos es todo un privilegio… Quién dice que no al free money?

En la China de los 90 la evolución sería parecida. Pasar de una economía planificada a una de mercado en 25 años ha debido de ser todo un espectáculo, y aunque actualmente en sitios como Sanghai la diferencia respecto con occidente es muy pequeña y la publicidad no es más sutil, es posible encontrarlo aún en ciudades terciarias (no sé como llamar a estas ciudades, aquí se dice tier 1, tier 2, etc dependiendo del tamaño).

Este desarrollo concentrado del mundo publicitario ha creado algunos fenómenos interesantes. Uno de ellos es la publicidad en los taxis, desarrollado por Touchmedia, donde te ponen una pantallita táctil con publicidad interactiva, encuestas, etc… incluso un mapa de Shanghai. Ya habló de ella mi compañero Luis Galán, así que no me extenderé explicando de qué va.

Y es que los medios de transporte son una mina. En el metro la publicidad está en todas partes, desde las ventanas con sus anuncios de Google (antes que decidiera irse se gastó una pasta haciendo publicidad de su nuevo dominio g.cn)…

… hasta anuncios en el mismo túnel, con pantallas que se pueden ver desde las ventanas del metro y que se sincronizan con la velocidad de los trenes. Esto, no obstante, no se ha implantado en Shanghai aún, sólo lo he visto en Pekín (y en Seúl una semana más tarde)… Intenté sacarle una foto, pero no sale demasiado bien…

Obviamente por los andenes también está todo lleno, con carteles luminosos anunciando liposucciones a un precio afortunado (888 rmb)

o enseñando chino (o más concretamente sus costumbres cerveceras) a los guiris…

O pantallas de televisión gigantes.

Pero a mí la que más gracia me hace es la de los ascensores, explotada por Focus Media. En casi todos los edificios residenciales hay carteles con publicidad. Ya que los edificios son tan altos y te tiras bastante segundos sin saber qué hacer, se ha aprovechado ese tiempo muerto para que te pongas a mirar la publicidad que te endiñan. La comunidad de vecinos se beneficia de unos durillos extras y otro negocio al canto con el que hacer crecer al economía.

Focus media incluso te ofrece televisiones en vez de carteles, así se ahorran tener que cambiarlos manualmente.

El “rasca rasca” somos todos

3

Los chinos y los españoles nos parecemos más de lo que mucha gente piensa. Nos gusta hacer vida en la calle, somos gritones, comemos cosas poco apetecibles para el resto de occidentales como callos o pies de cerdo, y en cuanto podemos nos escaqueamos de currar…

Pero en lo que más nos parecemos es en lo que nos gusta el dinero negro y pagar pocos impuestos. Que en España haya más billetes de 500 euros que en otro país de Europa (yo llegué a escuchar que la mitad de estos billetes estaban en España, pero no he vuelto a encontrar la noticia) no hace más que avalar esta afirmación. O cuantas veces nos han preguntado si queremos la factura con IVA o sin IVA?

Pues en China pasa algo parecido. A la mínima que pueden te intentan vender lo que sea sin factura, para evitar pagar impuestos, y tú, como normalmente no la quieres para mucho, no la pides. Normalmente no pedir la factura no te reporta ningún beneficio, ya que a menos que vayas a pasar gastos a tu empresa, será otro papelote más a tirar. Pero a ellos (cualquier pequeño negocio, sobretodo restaurantes) sí que les va bien, porque se ahorran declarar esos ingresos… Vale, pensarás que bueno, que te descuenten el IVA entonces, pero salvo contadas ocasiones (el alquiler de tu casa, o alguna tienda) no te lo quitan… si te gastas 10 euros en cenar, le vas a pedir que te quite el IVA? A tí te dan el ticket de caja y tan contento. Si se lo pides te dan la factura y ya está.

Claramente el consumidor no tiene ningún incentivo en pedir factura, y el tendero tampoco tiene ninguno en dártela. Cómo solucionamos esto (bueno, como lo soluciona el Gobierno Chino)?

Com siempre hay dos estrategias claras: O el palo o la zanahoria.

Muchos pensaréis, siendo China palos seguro! Que el Gobierno aquí tiene rabo y cuernos!

Pues no, os equivocáis… se ha solucionado por las buenas. Pero a quien le das jabón? Al comerciante? No puedes, siempre será mayor lo que se ahorra que lo que le das, o si no para qué tenemos un impuesto, no?

No, pues lo gracioso es incentivar al consumidor. ¿Con qué? Pues con dinero… o mejor dicho, con la posibilidad de dinero, con una lotería gratuita instantánea, algo así como Loto Ràpid pero gratis y en las facturas.

Por eso ahora, cuando pides la factura, lo que aquí se llama fapiao (发票), lo que te dan es un papelote con esta pinta…

Si os fijáis, arriba a la derecha hay 3 carácteres donde pone 谢谢您, es decir, xiexie nin, o gracias… vamos, el típico “Vuelva a intentarlo”. Y es que ahí está el espacio plateado para rascar (como el de abajo donde pone password).

Hasta ahora no le había prestado mucha atención porque suponía que no tocaba nunca, y si tocaba eran 2 euros o así, pero el otro día me encontré a un americano que lleva por aquí 6 años y que me dijo que a él le tocaba muchas veces, la última alrededor de 80 euros (sí, unos 800 RMB). Y que una vez al año sale en las noticias un premio de 100.000 RMB (unos 10.000 euros).

Es más, me comentó que empresarios le pedían a sus empleados que no rascaran las facturas que les pasaban y que se secaban un buen pellizco cada mes. Dejando de lado que quizá exageraba un poco, nos hizo pensar en la gran idea que habían tenido para reducir el fraude, y que una idea así en España aumentaría la recaudación una barbaridad, con lo que quizá sería más fácil reducir el déficit sin tener que recortar en inovación… o si no quien es el guapo que no se atreve a hacerte una factura donde te pueden tocar 10 mil euros!

Día grande de Apple

5

Hoy ha sido un día interesante de Apple en China. Han abierto una nueva tienda en Huaihai lu,  después de la primera en Pudong.

Hay han lanzado el iPhone 4 en China, con sus consiguientes colas para entrar (…perdonad la calidad de la foto de abajo, tomada, por cierto, sobre las 19h… mi móvil necesita un upgrade…)

…han realizado un evento para recrutar a MBA’s para Apple Retail (y han puesto una comida cojonuda, aunque no la he podido probar… eso de comer a las 3 y darte cena a las 5 no funciona muy bien).

De esto no tengo foto.

No obstante, lo más impresionante ha sido que en la CCTV9, la televisión China oficial en inglés, han anunciado el “Apple peel”, una funda con antena y tarjeta sim que convierte cualquier iPod touch en un teléfono. Y en CCTV9 tan orgullosos del invento de sus compatriotas. Qué opinará Steve Job de esto?

El reparabicis

2

Ya he hablado en más de una ocasión (aquí, y aquí, por ejemplo) sobre las bicis y las motos eléctricas en China. Es todo un fenómeno, con millones de motos dando vueltas por la ciudad.

Motos a patadas a la salida de un semáforo

Como podéis imaginar, por 200 euros que valen, muy buenas no salen, así que las reparaciones resultan todo un negocio. Y como en todo negocio popular, existe mucha competencia, así que los precios bajan y cada vez es más difícil atraer a clientes a tu tienda.

Una de las mejores maneras de atraer clientes es ir a buscarlos. En el camino que va de mi casa al CEIBS, unos 7 km, se pueden contar hasta 4 reparabicis que se colocan en puntos estratégicos de esta ruta. No es que parezcan puestos muy sofisticados, pero te pueden reparar un pinchazo o cambiarte los frenos rollo carrera de F1.

Aquí os dejo algunas fotos. Este es el que está más cerca de la Escuela. Atiguamente tenía una especie de puestecillo fijo pero lo han cerrado y han puesto un muro. Supongo que irán a construir algo en ese solar.

Al lado de la Escuela

Y este otro está a medio camino.

otro reparabici, con bastante clientela

Como véis, están todos muy ocupados… pero millonarios no se hacen. 2 euros por cambiarte los frenos (y seguro que me cobraron de más) no les dá para muchos lujos.

La revolución de las mascotas

5

Hasta hace no mucho tiempo, no estaba permitido tener un perro en China. Cuando los comunistas llegaron al poder en 1949 decidieron prohibir los perros ya que los consideraban un “símbolo de decadencia extravagancia criminal en una época de restricciones de comida”, y un lujo burgués. Se llegó incluso a ordenar disparar a todo perro que se viera en público durante la “Revolución Cultural” (aunque durante esta época  todo fueron barbaridades, esta tampoco sorprende tanto).

En algunos sitios servían incluso de comida, pero creo yo que esto está excesivamente exagerado… Aparentemente sólo se comen algunas razas de perros y en lugares bastante específicos. Cualquiera que quiera probar perro tendrá que buscar mucho para encontrar uno de estos restaurantes (que los hay, no digo que no, pero escondidos) y pagar bastante por ello. En Corea, por el contrario, parece que es más común. Aquí vino una de mis primeras “metidas de pata” cultuares. Conversación con colega coreano del master:

Yo: En Corea comeis también cosas graciosas, como perros en China?
Colega: No creo que comer perro sea gracioso. Están muy buenos.

Así que si os apetece probar perro (paradójicamente me he encontrado más occidentales que quieren probarlo que chinos) id a Corea. Pero googleando un poco he visto que aparentemente no se quiere que los occidentales sepamos que se come perro allí.

Bueno, que me desvío, volvamos al tema. Desde que el señor Mao la palmó en el 76, se empezó a ver los perros con otros ojos, y dicen que incluso Deng Xiaoping tenía un par. Entonces los chinos ricos empezaron a comprarlos para “aparentar” (que es algo que les pone mogollón, como ya he comentado en otra ocasión) y tras la política del hijo único, empezaron a hacerse más populares (suplmento del niño con un perro para equilibrar un poco).

Así que ahora es más normal encontrar a gente paseando perros por la calle, incluso en pijama (como puse en uno de mis primeros posts), y se están convirtiendo en artículos de lujo, con ropa para ellos, tiendas especializadas, etc…

Y es que el negocio de las mascotas va a dar mucho dinero en este país.

El otro día me crucé con una furgoneta aparcada en una zona residencial que me llamó mucho la atención: Una furgoneta “lavaperros”.

La idea es cojonuda. Aunque cada vez hay más perros, si pones tu tienda “lavaperros” en una calle cualquiera, tus clientes potenciales se ven limitados a la zona de los alrededores y no sabes cuantos perros habrá en ese barrio. No obstante, con la furgonetilla puedes ir a varios sitios y adaptarte a la demanda, sólo hacer falta hacer publicidad anunciando cuando vas a venir.

Además, está muy bien montada, con su propio generador y todo (hacía un poco de ruido, eso sí).

Go to Top