Archive for febrero, 2011

China, hasta la vista Baby

8

Con lo lejos que parecía cuando llegamos a China hace exactamente 1 año, 8 meses y un día (el 26 de junio del 2009), el final de la estancia en China ya está aquí. En estos momentos estamos de camino al aeropuerto, con nuestra vida en 5 maletones gigantes, destino España, para continuar con la aventura.

Como siempre en la vida, una etapa que se acaba y una nueva que se abre. A ver qué nos depara…

Mucha gente nos pregunta si lo volveríamos a hacer… dejar nuestros trabajos “fijos” en Madrid, dejar nuestra casa en La Latina, dejar de ver tan a menudo a la familia y los amigos, y venirte a China a estudiar un MBA (en mi caso) y chino (en el caso de Susana). Y la verdad es que no tenemos, ninguno de los dos (ni de casi nadie en nuestra misma situación que hemos preguntado) ninguna duda: Y TANTO!

Si nos hubiéramos quedado posiblemente tendríamos ahora más ahorros, quizá nos hubiéramos comprado un piso aprovechando que los precios han caído (aunque entonces tendríamos menos ahorros y más deuda…), quizá tendríamos un coche mejor y seguramente hubiéramos comido más jamón y queso… pero pensando en todas las cosas que nos hubiérmos perdido, os aseguro que no hay ni un atisbo de duda… estos 20 meses han estado geniales y sí, lo volveríamos a hacer, y con menos dudas.

Nos llevamos con nosotros 20 meses de experiencias en Asia, viajes, decisiones, situaciones que nunca te hubieras imaginado encontrar, un nuevo idioma (Susana mejor que yo, aunque aún queda mucho por aprender), un MBA y una nueva perspectiva de la vida, pero sobretodo nos llevamos nuevos buenos amigos, a añadir a los muchos que ya tenemos (aunque a veces no los vemos tanto como quisieramos), y que estoy seguro que durarán para toda la vida.

Y acabo con una frase de George Moore que encontramos ayer en el bar del Hyatt del “Abrelatas” (que por cierto, mucho mejor que el de la Jinmao) y que creo que es muy adecuada en estos momentos….

“Un hombre viaja por todo el mundo en busca de lo que necesita y vuelve a casa para encontrarlo”

Espero que sea premonitorio, aunque yo cambiaría el “needs” por “wants” y “find” por “do”.

Por cierto, les faltó mencionar al autor (ayyyy), lo he tenido que Googlear…

No sé qué pasará con el blog, supongo que intentaré seguir escribiendo, pero ya no estaré en China, así que habrá que cambiarle el título :) Pero bueno, ha estado muy interesante reflexionar sobre este país, que es lo que se hace cuando se escribe… y aunque no he hablado de todo lo que hubiera querido, 131 entradas más tarde creo que no ha estado mal del todo.

Hasta pronto China

Entrepreneurship

5

Entrepreneurship es el acto de ser emprendedor. Esta palabra la he intentado traducir varias veces al castellano, y nunca lo he conseguido… ¿podría ser emprendeduría o emprendedurismo? Quizá el hecho de que no exita una palabra para esto es sintomático de que en España se prefiera ser funcionario que emprendedor

Ahora que estamos acabando el MBA, es el momento de la siguiente etapa. Y ser emprendedor es una muy buena opción…

Por ideas no será. Veo la tele y se me ocurren 3… me siento a charlar con compañeros y salen 5. Pero las ideas no valen nada, lo importante es la ejecución :)

Por tanto, es necesario lanzarse a crear start-ups… pero no a lo loco, sino haciendo una buena investigación de las necesidades de los clientes. Porque no lo olvidemos, una idea de negocio no es más que una posible solución a un problema. Esta solución tiene que ser factible y encima tiene que ser rentable para que pueda sobrevivir. Y el problema que intenta solucionar tiene que serlo para más gente que sólo para tí (quizá sólo tú te hayas dado cuenta del problema, pero tienes que saber si también afecta a otras personas).

Por ello es necesario hacer los deberes. Voy a intentar hacer una lista de cómo creo yo (junto con lo que recuerdo de las clases del master) que es el proceso de emprendimiento… seguramente me dejaré cosas, o no estaréis de acuerdo con algunas de ellas, por lo que cualquier comentario es bienvenido.

  1. Identifica un problema. Observa y pregunta.
  2. Intenta encontrar una solución… y aparecerá la idea… deja libre tu imaginación.
  3. Analiza si tu solución es posible o realista… Por ejemplo, si tu solución a los viajes transatlánticos es la teletransportación cuántica, quizá no sea una buena solución para tus posibilidades… No tengas miedo a explicar tu idea al resto de humanidad. Seguramente la misma idea que has tenido tú la ha tenido otro millón de personas antes, pero ninguna la ha hecho, o no lo han hecho muy bien… y la persona que se lo explicas seguramente no lo dejará todo para quitarte esa maravillosa idea que has tenido. La idea es sólo el primer paso (o el segundo, el primero es el problema).
  4. Mira la competencia… ¿existen empresas que ya lo hagan?
    – Si la respuesta es afirmativa, plantéate por qué no lo habías encontrado antes, mira cómo lo hacen y cómo funcionan, y piensa si lo podrías hacer tú mejor… que ya lo haga alguien no quiere decir que no lo puedas hacer.
    – Si no existe ninguna empresa parecida, hay dos opciones… que hayas descubierto el santo grial, el famoso Blue Ocean, o que no sea tan buena idea como pensabas… pasa a la siguiente fase
  5. A menos que tu objetivo sea controlar el mundo y ser el siguiente Facebook, busca una manera de generar ingresos desde el primer día… o vendes y tienes ingresos o mejor dedícate a otra cosa. Así que piensa qué vas a hacer, cómo lo vas a conseguir y cómo lo vas a vender..
  6. Ahora mira cuánto ganas por cada producto o servicio que vendas. Recuerda, nunca decidas el precio de tu producto / servicio según lo que te haya costado a tí, si no lo que creas que la gente está dispuesta a pagar. Por ejemplo… voy a vender zapatos fluerescentes hechos en China. A mí me cuestan 5 euros y quiero tener un 50% de margen, por lo que los vendo a 10 euros… Ahora resulta que la gente sólo está dispuesta a pagar 4 euros por ellos, por lo que no venderás nada, o perderás dinero… o quizá sea lo contrario, son la leche y la gente los quiere comprar a 20 euros, por lo que podrías haber hecho más dinero. Por tanto, investiga productos similares y pregunta pregunta pregunta…
  7. ¿Quién es tu cliente? Esta pregunta es importante… no me dijas “hombres y mujeres entre 18 y 75 años”. Eso no es realista y nunca podrás llegar a todos. Analiza qué tipo de cliente será el que posiblemente estará más interesado en tu producto, dónde, cuanto ganará, dónde consume información, etc…
  8. Ahora plantéate por qué tu eres mejor que los demás, el famoso valor añadido… o cómo te vas a diferenciar de los que te copien. Porque admitelo, te van a copiar, igual que tú has copiado, y tu margen del 90% que tenías el primer día te durará poco… en cuanto la gente se de cuenta que es un buen negocio, intentará hacer lo mismo. Y no hay nada de malo en esto (a menos que seas un autor o prohibas que te copien por ley, con pantentes o cosas así). Por ejemplo, volvamos a los zapatos. Por qué alguien va a comprar mis zapatos en vez de los del millón de zapaterías existentes? Pues porque soy más barato (esto debería ser el último recurso, nunca entres en una guerra de precios), porque te los vendo por Internet y te los envío el mismo día, porque te doy buenos consejos de cómo combinarlos con la ropa que tengas, porque siempre tengo los mejores zapatos, porque el cliente confía en mí (has creado una marca)… etc.
  9. Saca la bola de cristal y estima unas ventas. ¿Cómo haces esto? Pues mira la industria que medida tiene, mira dónde vas a vender, calcula cuanto te costará cada nuevo cliente (y según la pasta que tengas podrás vender más o menos), etc…
  10. Crea un plan de marketing… porque tu puedes ser el mejor, pero si la gente no te conoce, cómo te van a comprar? Y sé imaginativo aquí y recuerda lo que dijimos antes, conoce a tu cliente y enfoca tu plan de marketing a ese segmento (aunque de vez en cuando intenta contactar a otros que creas que quizá también estén interesados). Si queréis un buen libro sobre marketing, os recomiendo este libro “Marketing Revealed” de Willem Burgers, que por cierto, es un profesor del CEIBS.
  11. Analiza qué y cuanta gente necesitas para que esto funcione… Admítelo, tú solo no puedes con todo, por muy listo que seas, así que piensa a quien necesitas… y busca socios. Una empresa unipersonal no es tan atractiva como la de un equipo, y tendrás más difícil encontrar financiación, por lo que piensa qué perfil sería el más conveniente como socio para que te complemente, y búscalo. Además también necesitas empleados, por lo que define los perfiles que necesitas. Ah, y no seas tacaño con la retribución a menos que te da igual quien esté contigo en el equipo, algo que no recomiendo… Vale, que estás empezando y no tienes dinero? Pues negocia con ellos algún tipo de compensación variable en función del éxito de la empresa… Ten a tus empleados contentos y trabajarán mas… aunque eso sí, si alguno no funciona, mejor dejarle que vaya a otro sitio.
  12. Ahora ponlo todo junto, haz una estimación financiera de ingresos y gastos, ponlo bonito y ya tienes el plan de negocio…
  13. A partir de aquí viene la parte real… empieza con el negocio. Para ello necesitas 3 cosas: dinero, esfuerzo y perseverancia. Y aquí lo dejo.

En algunos de los puntos, especialmente del 1 al 3, el 6 o el 11 necesito vuestra ayuda… por ello he lanzado en este blog una página de Enterpreneurship, dónde teneis un formulario para poner vuestros problemas e ideas (por ejemplo, me gustaría comprar zapatos fluorescentes) y si queréis proponer cómo os gustaría que se solucionara, será bienvenido :)

Además podéis poner si también estáis interesados en emprender, o trabajar para una start-up, o invertir… etc.

También pondré algunas encuestas sobre proyectos que estoy analizando, como por ejemplo uno de comida a domicilio (no todos saldrán adelante, dependerá de las respuestas) que agradecería que contestárais :)

Y por último, una foto de un emprendedor chino… este ha encontrado su valor añadido, cortar el pelo al fresco :)

El conejo de Phi Phi

3

Ostras Pedrín… casi casi dos meses sin escribir. Ha habido crisis de inspiración, que espero no se vuelva a repetir. Por si alguno estaba preocupado no ha pasado nada, sigo vivo…

Como hemos cambiado de año y todo desde la última vez (dos cambios incluso, el occidental y el chino), no me queda más remedio que desear un feliz año 2011 y un feliz año del conejo. Recordando que el año pasado olía a tigre, me pregunto si este sabrá a conejo… ya veremos qué nos depara…

En China, estas fechas de cambio de año son peores que Madrid en Agosto, todo el mundo se vuelve a su pueblo y las ciudades se quedan vacías. Es un gran evento, donde el merchandising se explota a más no poder y todo el mundo se vuelve loco haciendo regalos (como Navidad, vamos)… Aquí abajo teneis una foto de super en China unos días antes del gran día D…

Supermercado en China

Nosotros decidimos integrarnos y hacer lo que hace la gran mayoría estas fechas, pirarse, por lo que nos fuimos de vacaciones igual que el año pasado, pero esta vez a Tailandia. El 3 de febrero fue el día exacto de cambio de año que coincidía con la luna nueva, y nos pilló en una isla muy conocida,  Ko Phi Phi donde además se celebra, como últimamente en todas las islas tailandesas, la “No Moon Party”, copia de la famosa “Full Moon Party” de Koh Phangan. Allí no había dragones, aunque sí farolillos rojos y algo muy curioso para ser una playa: millones de familias chinas de vacaciones (además, claro está, de los millones de mochileros)! Nos costó la de Dios encontrar un hotel para dormir, y fue imposible encontrar nada para las dos noches que estuvimos, así que acabamos “disfrutando” de dos hoteles diferentes para dos días… un goce, vamos. Y es que la coincidencia de ambos eventos en una isla tan pequeña no podía ser un buen presagio…

A los mochileros ya me los esperaba pero no a los chinos… no tendrían que estar en su pueblo? ¿Quién dijo que no les gustaba el turismo de sol y playa? Pues creo que yo lo dije alguna vez… y bueno, en parte es verdad, el sol no les gusta mucho y salen sobretodo por la tarde noche, y si es por el día, con paraguas y manga larga.

Pero lo importante es que van, aunque la razón sea ir a algún sitio famoso por una película, como es el caso aquí. Y es que en una playa de Phi Phi fue donde se rodó la película La Playa de Leonardo Di Caprio. Así que si se quiere atraer este tipo de turismo, hay que ofrecerles algo más que tostarse al sol, cerveza barata y juerga nocturna.

La playa de marras se llama Maya Bay y sólo se puede llegar en barco, aunque es muy fácil organizarte una visita de medio día allí, por unos 7 euros más o menos. No nos pudimos resistir a la tentación y nos enrolamos en el barquito. Pequeño consejo si queréis ir… intentad ir más temprano, que sobre las 11 aquello está infestado de barcos y humanos! Ah, y que la excursión os incluya la entrada a la playa, que si no os clavarán unos 5 euros por pisarla…

Koh Phi Phi Maya Beach

… y no tumbados tomando el sol, no, si no con cámara del palo tirando fotos por doquier intentando que no aparezca demasiada gente y dar envidia en casa…

Koh Phi Phi Maya Bay full of people

… echando fotos incluso dentro del agua (que poco aprecio a la cámara) y con el bolso a cuestas, como la chica esta del primer plano, que se pasó una hora haciéndole un book a su hija.

Y por la noche qué tal? Para los que no conozcan Phi Phi, lo podría definir de esta manera… Lloret + Tossa de Mar. Tenemos la juerga nocturna y los pubs irlandeses para la tropa mochilera (y había mucha, casi tanta como chinos)…

…con sus cubos de bebida barata…

y sus fiestas nocturnas en la playa (en esto Lloret ha decaido un poco…)

… pero también hay la parte más tranquila de cenas de paellas (digo, Pad Thai) y barbacoas al lado del mar…

…que como podemos ver es lo que más les tira a los chinos.

… y por el día unas preciosas vistas de acantilados…

Así que si tienes un negocio turístico, no pierdas la oportunidad, febrero puede ser un buen mes… sólo te hace falta atraer el turismo chino…

Go to Top